lunes, 14 de abril de 2014


Ese instante en el que la seguridad que tenías en todo lo que hacés desaparece. Ese momento en el que, si bien conocés el boceto, realmente no terminás de entender para qué y por qué mierda naciste y darías lo que sea por transportarte a otro lugar en el universo donde aunque sea por un día estés exento de las preocupaciones y obligaciones cotidianas con las que tenés que lidiar constántemente.

En el fondo sabés que es algo momentáneo pero de todas maneras lo vivís como si fuera eterno y mientras tanto, los miles de sentimientos e imágenes que pasan por tu cuerpo mientras estás en el limbo son 101% genuinos. Qué cosa más rara, por más que sea estresante creo que tiene su atractivo.

Las personas que me conocen saben que siempre fui de pensar mucho y tal vez en consecuencia, de entrar cotidianamente en cortocircuito con cómo está organizado el lugar en el que me tocó vivir. Supongo que me tocó crecer en el contexto ideal para desarrollar esa capacidad casi instantánea de poder analizar, cuestionar y replantear prácticamente todo; tal vez hasta haya decidido en cierta forma crecer así. La verdad lo único que sé es que generalmente es algo que disfruto.

¿Qué pasa cuando teniendo esa personalidad, estas situaciones se dan mucho más a menudo que antes? Te sentís lisa y llanamente un pelotudo. De repente no entendés por qué laburás 9 horas para apenas alquilar y darte un par de gustos mientras que un hijo de puta se está llevando al menos 100 lucas con tu laburo, no entendés cómo es que en el siglo XXI las empresas se queden sin sistema y además de romperte el culo, se te caguen de risa en la cara; no entendés por qué hay gente que se está literalmente muriendo de hambre mientras al lado hay un infeliz que se compra una hamburguesa (que palabra horrible) de 5 pisos, no entendés por qué mierda estás viviendo en una ciudad llena de humo, ruidos, quilombo, mugre y mal gusto. O sí, porque sabés que estás estudiando, pero te planteás por qué estudiás acá y no en un lugar digno. Ahí ves que tu vida tiene apenas un par de horas libres en las cuales te podés dedicar exclusivamente a vos y casi de la mano no entendés a quién se le ocurrió, quién fue el hijo de puta que dijo que hay que invertir tanta guita, laburo y tiempo en algo que no te va a dar felicidad per sé y apenas te va a dar esa satisfacción berreta de que todo mi esfuerzo sirvió para algo. Ese algo no es más que guita y a mí la guita no me hace feliz, creo que a nadie pero están los que se creén el chamuyo e intentan ser felices con casas, pilcha y un par de autos. Te podés dedicar a lo tuyo y así cambiar algo de toda la caca en la que vivimos pero otra vez volvés a lo mismo, no es algo que hacés para vos sino para el resto. Si no pudiera controlar mis impulsos y no fuera consciente de que terminaría en cana, hoy sería un día en el que rompería todo lo que esté a mi alcance. Desde Mc Donalds hasta mi celular, pasando por un par de taxis y 500 vidrios.

Seguís pensando y ves que viviste 4 años construyendo algo totalmente distinto a lo que nombré que de repente se va al tacho. Te mandás una cagada entre 4 años de hacer las cosas bien pero en este mundo la cagada es la que vale y en base a eso tenés los resultados. Ya prácticamente nadie da oportunidades; o estudiás de pibe o te recibís y no podés hacer una mierda; o muleás como un negro hace 50 años o te quedás al instante sin laburo; o bajás la cabeza y aceptás que te rompan las pelotas todos los días de tu vida con desconfianza y miedos, o te quedás solo como un ciruja con 4 años de esfuerzos para el resultado 0.

Si reaccionás y defendés tus cosas, tu cabeza o tu vida, te la tenés que bancar. Hoy ya nadie da el brazo a torcer, nadie se pone en tu lugar, nadie se replantea nada. Las cosas son así y punto, si te equivocaste ya está, no hay vuelta atrás porque los humanos de hoy no pueden equivocarse, no pueden cambiar, no pueden reaccionar distinto a como se espera que reaccionen. La puta que los parió.

Realmente no sé por qué no pude explotar hasta el momento alguna de las tantas vidas que me hubiera gustado tener, creo que si bien me animé a muchos cambios fui medio cagón y no di el salto grande que debería haber dado. Haciendo un poco de todo al final terminé eligiendo dedicarme a vivir y si bien siento que me fue excelentemente bien, hoy me falta un pedazo de mi vida y no puedo entender cómo fue que pasó eso. Porque ese pedazo de mi vida era el complemento que me daba la paz que necesito para poder vivir para otros y era lo que realmente me interesó si al fin y al cabo lo demás es para el resto. Lo único que realmente hice 100% convencido en mi vida fue eso porque nunca sentí que los beneficios fueran a parar a otra persona, los sentí como propios y nunca nada de todo lo que hice en mis 25 se acercó a eso ¿Si eso no es amor, qué mierda es?

De momento la única forma que encuentro de no romper todo o irme a la mierda es escuchar música y hacer esta terapia de escribir pelotudeces acá. Nada más choto, básico y triste.

Una vez más le doy la razón a Lenon, la vida es eso que pasa mientras estás haciendo otra cosa.